¿Quién se responsabiliza de los daños a bienes públicos?

“Quien causa un daño, está obligado a repararlo”, reza un principio universal, pero en la República Dominicana ese aforismo no se cumple a cabalidad con los bienes públicos, porque aunque existe un régimen de consecuencias, no se aplica para instruir al ciudadano y resarcir al Estado.

Es común ver bancos destruidos en parques, bombillas rotas, semáforos en el suelo, alcantarillas sin tapas, postes del tendido eléctrico a punto de caer, calles rotas, fugas de agua, estatuas destruidas, barandillas de puentes rotas, cables en el suelo, vehículos del Estado destruidos o con piezas robadas y otros daños a bienes públicos causados por accidentes de tránsito o por actos voluntarios o involuntarios que son indiferentes a muchos ciudadanos.

Esos bienes adquiridos o construidos con fondos generados por los impuestos que paga la ciudadanía parecen no tener dolientes para los que dirigen la cosa pública y muchos de los contribuyentes.