PEPCA dice que espera informe de Cámara de Cuentas en caso Osiris Guzmán

La Procuraduría General de la República informó que las investigaciones contra el expresidente de la Federación Dominicana de Fútbol, Osiris Guzmán Delgado, por manejo doloso de unos 125 millones de pesos está pausada en espera de la auditoría de la Cámara de Cuentas.

La dirección de comunicaciones de la referida entidad explicó que Laura Guerrero Pelletier, directora de la Procuraduría Especializada en Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), quien hace más de dos años allanó las oficinas de la Federación y las instalaciones del denominado “Proyecto Goal”, espera los resultados de ese informe solicitado a la Cámara.

Desde el 16 de marzo del 2016 a la fecha, el Ministerio Público no ha vuelto hacer referencia sobre la referida pesquisa iniciada por las múltiples denuncias de presunto manejo irregular en la entidad que recibe fondos del Estado dominicano así como de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA).

El “Proyecto Goal”, es una infraestructura construida con fondos de la FIFA concedidos durante la gestión de Joseph Blatter, destituido del puesto por cargos de corrupción.

“La Federación de Fútbol maneja fondos tanto provenientes de organizaciones internacionales como del Estado dominicano y desde hace meses estamos recibiendo denuncias de corrupción, pero todavía estamos en una fase sensible de la investigación, por lo que debemos esperar antes de ofrecer mayores detalles”, manifestó cuando realizó el allanamiento a quien en ese momento aspiraba a la senaduría de San Cristóbal por el Partido Revolucionario Moderno (PRM).

La investigación que la FIFA hizo a la gestión de Guzmán Delgado solo abarcó poco más de cuatro (2013-2018) de los casi 20 años que este duró al frente del fútbol dominicano, pero encontró suficientes irregularidades para expulsarlo por 10 años.

Una de esta es un total de US$87,000 que depositó en una cuenta personal de Guzmán el ex presidente de la Concacaf, Jefrrey Webb, un ex banquero caimanés preso desde 2015 a la espera de un juicio en Nueva York acusado de recibir sobornos por US$6,7 millones en el escándalo que estremeció la FIFA.

El dinero, entregado entre diciembre de 2013 y diciembre de 2014 en tres pagos, iría destinado a un programa de desarrollo al fútbol base y juvenil en el país. Pero el proyecto nunca fue licitado o aprobado por el comité ejecutivo de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe ni de Fedofútbol. Fue un trato entre Webb y Guzmán.

El informe presentado por la Cámara Contenciosa de la FIFA explica que los recursos fueron supuestamente distribuidos entre miembros del ejecutivo y empleados de Fedofútbol.