Familia de abogado asesinado por error confía en la Justicia

La familia del abogado y pastor religioso Santo Cedeño, ultimado a tiros supuestamente “por error” en La Romana, expresó este miércoles satisfacción por la labor de las autoridades y cifró sus esperanzas en que la Justicia cumplirá con su rol para que los responsables paguen por los hechos.

“Para la familia es un hecho irreparable”, declaró a los reporteros Guido Cedeño, hermano del profesional que el 17 de octubre pasado fue atacado a tiros mientras se encontraba en el interior de una yipeta frente a la Iglesia Arca de Cristo, en centro de la ciudad, producto de lo cual murió.

Además, sostuvo que “supuestamente fue que lo confundieron”, pero -agregó- “lo único que puedo decir es que mi hermano no tenía motivos para que alguien lo matara”.

Acusados

Los apresados por este hecho son Félix Antonio Martínez Valdez (Liquito), quien alegadamente contactó para cometer el crimen a los también prevenidos Felipe Valerio, Carlos Alfredo del Rosario de Jesús (a) Supite y/o Pipe, y Natanael de Jesús Severino.

Valdez, señalado como el hombre que desde la cárcel pública de El Seibo, supuestamente ordenó el asesinato del también abogado Julio César Cabrera Ruiz (Julín).

En tal sentido, Guido Cedeño agregó que “si ese es el último eslabón del autor intelectual, que también sea condenado”.

Felipe Valerio admitió este martes ante los reporteros que cometió el crimen y señaló a los demás implicados en el caso.

“El que me mandó a matar al abogado está preso ahí. Él me contactó para eso. Él me ofreció 200 mil pesos”, confesó Valerio, quien reside en el municipio costero de Miches, provincia El Seibo.

Según las autoridades, “Supite” fue quien ubicó y dio seguimiento a la yipeta Mitsubishi, placa G189011, donde estaba la víctima, y se comunicó vía telefónica para que el confeso homicida y el conductor de la motocicleta, Natanael de Jesús Severino, entraran en acción.

Los arrestos

Felipe Valerio fue detenido en la sección Palmilla, en El Seibo, luego de haber ocasionado heridas de bala a un hombre identificado como Santo Benito Mercedes, cuando junto a un tal “Santo” (prófugo) realizó un atraco y despojó a tres recolectores de leche de RD$170,000.00.

“Los demás fueron detenidos mientras se encontraban escondidos en un rancho construido de madera y zinc en una finca ubicada en calle Principal del Paraje Majagua del distrito municipal Pedro Sánchez, provincia El Seibo”, señala el informe policial.

Análisis de balística

En la escena donde fue baleado Benito Mercedes las autoridades colectaron cinco casquillos calibre 9 milímetros, que al ser comparados con los siete colectados en la escena donde resultó muerto el pastor Cedeño del Rosario coincidieron en sus características, según la Sección de Balística Forense de la Policía Nacional.