El aborto ha impedido la aprobación del Código Penal

Tras la sentencia del caso Emely Peguero han surgido varias voces que culpan de ese fallo al débil expediente presentado por el Ministerio Público y también al actual Código Penal Dominicano (CPD), cuya modificación no se ha cristalizado pese a los años que tiene cursando en el Congreso Nacional y haber sido aprobado por ambas cámaras en dos ocasiones en los últimos años.

¿Pero qué ha pasado para que la pieza no sea actualizada como demanda la sociedad? Las dos veces que el Código Penal con sus modificaciones ha sido aprobado por los legisladores dominicanos (en 2014 y 2016) ha sido observado por el Poder Ejecutivo por el mismo motivo: el aborto.

El mantenimiento de la penalización del aborto se ha convertido en la piedrita en el zapato del CPD. El 19 de diciembre de 2016, el presidente Danilo Medina envió una comunicación al presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, en la que le informaba que observaba la pieza al no estar de acuerdo con la penalización absoluta y sin excepción del aborto. En la misiva, el mandatario les sugería a los legisladores introducir los siguientes cambios en el proyecto en relación con el tema: que la interrupción de la gestación fuera permitida cuando fuera producto de una violación o incesto, cuando estuviera en peligro la vida de la madre y cuando el feto, clínicamente demostrado, viniese con defectos congénitos.