Cohen, Trump y los sueños de una torre en el centro de Moscú

El sorpresivo acuerdo de culpabilidad suscrito con el exabogado del presidente Donald Trump dejó en claro que los fiscales creen que Michael Cohen proseguía con el proyecto de la Torre Trump de Moscú semanas después de que su jefe consiguiera la candidatura republicana a la presidencia, mientras los rusos _creen los investigadores_ se entrometían en las elecciones de 2016 en apoyo a Trump.

En su declaración de culpabilidad entregada el jueves, Cohen confesó que mintió al Congreso sobre el acuerdo inmobiliario en Moscú y que negoció en nombre de Trump durante el apogeo de la campaña republicana para los comicios de 2016. Dijo que mintió para ser coherente con los “mensajes políticos” de su entonces jefe.

Trump insistió repetidamente durante la campaña en que no tenía negocios en Rusia.

Cohen relató que analizó la propuesta con Trump en varias ocasiones y con miembros de la familia del ahora presidente, según los documentos presentados por el fiscal especial Robert Mueller, que investiga la injerencia rusa en las presidenciales y su posible coordinación con el equipo del republicano. Cohen reconoció que consideró viajar a Moscú para estudiar el proyecto.

En los documentos judiciales no se establece un vínculo claro entre las mentiras de Cohen y la pregunta central de Mueller, de si el equipo de campaña de Trump se alió con Rusia. Nada de lo dicho en la corte el jueves, o en documentos asociados, apuntó a la posibilidad de si Trump o sus asesores dieron instrucciones al abogado para que mintiera ante el Congreso.