Buenos Aires, la ciudad que refleja los contrastes de Argentina

Habitaciones apiladas forman edificios de hasta cinco pisos con precarias escaleras al frente. El sol del mediodía calienta los estrechos corredores entre las paredes sin revoque de la Villa 31. Detrás, se imponen las siluetas de las lujosas torres del microcentro porteño. La imagen refleja los contrastes de la ciudad de Buenos Aires, donde la desigualdad estructural del país se expone sin pudores y cohabita a escasa distancia. Entre viernes y sábado, la capital argentina se convertirá en la primera de Sudamérica en albergar una cumbre del G20. Los líderes de los países más poderosos del mundo se reunirán a menos de un kilómetro del asentamiento donde viven más de 40.000 personas, objeto de esfuerzos de integración por parte del Estado. El desafío no es menor: la cercanía de esa barriada con vecindarios de alto poder adquisitivo como Puerto Madero, donde el m2 vale 7.000 dólares -el más caro de Buenos Aires- es, simbólicamente, un abismo. Detrás de un mostrador, Mercedes Tapia llena un plato con un cucharón de caldo. Algunos comensales esperan sentados a la mesa en el local donde trabaja en la Villa 31. “Solamente veo un poco la televisión a la mañana. Miro el tiempo; es lo [...]