‘Yuli’, sobre el bailarín cubano Carlos Acosta: ¿una película política?

¿En qué otro país de América Latina y del Tercer Mundo –donde la “miseria” y el “hambre” no son exageraciones de un periodista- ocurre que un niño negro, de un barrio humilde, tras ser formado gratuitamente en la escuela de arte del Estado, se convierte en estrella del ballet internacional y, ya en su madurez, decide regresar a su tierra para crear, en colaboración con el Estado que lo formó, una compañía y una escuela de danza? José Manzaneda, coordinador de Cubainformación.- “Yuli”, la película de Icíar Bollaín presentada recientemente en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, retrata la vida de Carlos Acosta (1). Nos acerca a la infancia de un niño cubano que, sin vocación inicial alguna, llega a ser una de las principales figuras del ballet internacional, en compañías como el Ballet Nacional de Cuba, el Ballet de Houston, el de la Opera de París o el Royal Ballet de Londres (2). Pero “Yuli” cuenta una historia, no es un film político. Algo que parece no ha sido del agrado de medios como el diario español ABC, que protestaba por sus “pocas referencias, y poco claras, a la situación política y social de Cuba” (3). Lo hacía en [...]