Oaxaqueños de tiempo completo

Está bien, requetebién, lo que dijo y prometió en Oaxaca y para Oaxaca el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, el 19 de septiembre, durante su visita de agradecimiento por los favores electorales recibidos. Ojalá todo eso se cumpla. Por Joel Hernández Santiago* *jhsantiago@prodigy.net.mx Ese día, primero estuvo en Ixtepec y enseguida en Juchitán. En el primer lugar fue recibido por el gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, y una comitiva de extraño plumaje, quienes acudieron en sus naves espaciales para llegar y saludar en un tono de humildad sorprendente: Melifluos veían y saludaban con admiración a quien será presidente de México y con quien ‘hay que estar bien…, no vaya a ser’. … Esto es: la arrogancia que muestran con los oaxaqueños de a pie, o con quienes no son presidentes electos, contrastó ese día con el comedimiento mostrado. Bien. Se trata de hacer política, jurar que se habrá de trabajar con buenos modos entre la presidencia y el gobierno estatal  y, de paso, empujar a figuras políticas inexistentes aun, como fue que estuvo ahí el senador Raúl Bolaños Cacho, el mismo que hizo campaña montado en su cuaco y, desde arriba, a modo de supremacía, entregaba sus volantitos de [...]