Oaxaca: Derechos humanos a la deriva

Ser humano es el triunfo del tiempo y de la naturaleza. Ser humano es poner la vida en dos pies, trabajar con dos manos y estar dispuestos a la conexión ineludible de corazón y cerebro para realizar con inteligencia las más grandes proezas que pudieran existir en la historia y presente de la humanidad. Por Joel Hernández Santiago* *jhsantiago@prodigy.net.mx Sí. Eso es. Ser humano es actuar bajo reglas no escritas e individuales –o íntimas, si se quiere- en las que quienes vivimos intentamos construir solidez en la marcha de nuestros días y fortaleza en nuestras decisiones porque de ellas depende nuestra propia felicidad o la desdicha. Cada uno camina las rutas que decía Machado. (“Caminante, no hay camino, se hace camino al andar…”) Pues de eso se trata: de ser humanos, de vivir en armonía, con todo cumplido para todos y la fiesta en paz, para ser felices. Pero todo eso que se supone que debería ser la regla de vida, no lo es porque, y ahí otra vuelta de tuerca, los humanos, muchos, se encargan de aguar la fiesta y violar el Contrato Social que Rousseau nos escriturara, a fin de que humanos se entiendan como humanos en lo individual [...]