Ciudad de México “Rehilete que engaña la vista al girar”

A la Ciudad de México hay que agarrarla por los cuernos y tratar de controlarla de manera vigorosa y, hasta si se quiere, con murmullos de cariño también, a riesgo de que nos embista y nos deje tirados por ahí, como chicle de menta; y que nos apretuje-nos estruje-nos llene de oprobios y coscorrones en la maceta… Por Joel Hernández Santiago* *joelhsantiago@prodigy.net.mx La Ciudad de México es una urbe de contrastes en donde se resume la opulencia del país, sus altibajos clasemedieros, la pobreza como muestra de desajuste social y en donde ‘todos juntos comeremos chicharrón’. En ella se convive a manera de muégano en apenas 1,485 kilómetros cuadrados a 2,250 metros de altura sobre el nivel del mar y en la que viven-crecen-aman-se pelean-se sonríen-se apapachan-se besan, sexan, se reproducen y se convierten en flor de cempaxúchitlunos 12 millones de habitantes y otros ocho que llegan cada día para trabajar y regresar cada tarde a la zona conurbada que ya no es el ombligo mexicano. Así que aquí estamos, o como dijera Carlos Fuentes en “La región más transparente”: “Aquí nos tocó, qué le vamos a hacer” Y sí. Aquí nos tocó. En algunos casos por origen, y en [...]