Villarejo, el monstruo que todos alimentaron

Chantajista, conseguidor y mangante sin escrúpulos, estafador, enfermo del dinero, delincuente corruptor… Son algunas de las palabras que emplean policías en activo y jubilados para hablar de José Villarejo, el excomisario villano al que le dejaron o “crearon” una bomba de relojería sin control. Porque en lo que todas las fuentes consultadas por Efe coinciden es en que los sucesivos gobiernos democráticos y las cúpulas de la Policía Nacional dieron bastante manga ancha durante décadas a este comisario cordobés de 67 años, en prisión preventiva desde hace casi un año acusado de organización criminal, blanqueo de dinero y cohecho. Es su situación actual, dicen, la única razón para que Villarejo destape la tapa de su cloaca con grabaciones ilegales: primero en julio la conversación con Corinna zu Sayn-Wittgenstein, una amiga del rey emérito Juan Carlos I, y esta semana, por capítulos, la comida en 2009 con la ministra de Justicia, Dolores Delgado. Son solo una muestra, dicen algunos de los policías que le conocen, de lo que tiene grabado para elevar su chantaje y la presión sobre el Estado, los jueces y el Gobierno con el objetivo de lograr su libertad. Más de un fiscal, juez, político, empresario o policía [...]