Para tener hijos sanos, las madres deben cuidarse antes de la concepción

SANTO DOMINGO. “Históricamente, las intervenciones para la primera infancia se han centrado en los niños en edad preescolar, pero ahora sabemos que las intervenciones que incluyen el período anterior a la concepción y los primeros dos años de vida pueden reducir de manera significativa los efectos adversos sobre el crecimiento y la salud, y ayudan a que los niños alcancen su pleno potencial desde el punto de vista del desarrollo”, comenta el doctor Rafael Pérez-Escamilla.

Basado en estudios científicos, el director de salud pública de la Universidad de Yale, dijo que las intervenciones en favor del desarrollo en la primera infancia que promueven una atención sensible a las necesidades de los niños, como son salud, nutrición, cuidados, seguridad y aprendizaje temprano podrían costar apenas 50 centavos de dólar por niño por año, cuando se combinan con servicios existentes, como los servicios de salud.

El especialista habló del tema al dictar una conferencia en el seminario sobre Primera Infancia que organiza el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), junto a la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), el Ministerio de Salud, el Ministerio de Educación, el Servicio Nacional de Salud, el Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (INAIPI), y la Dirección General de Programas Especiales de la Presidencia (DIGEPEP).

La Representante del UNICEF, Rosa Elcarte señaló que los avances de la neurociencia muestran que, si bien el niño nace con un código genético establecido, éste por sí solo no determina las potencialidades que el niño podría alcanzar y es la interacción con sus padres o cuidadores y las experiencias que viven en sus primeros días y años lo que moldea y define su futuro.

“Debemos convertir los hallazgos de la ciencia en un llamado de alerta y en una intervención coordinada, porque el desarrollo de millones de niños y niñas, que no reciben los cuidados necesarios corre peligro”, dijo Elcarte.

De su lado, la Representante de la OPS/OMS, Alma Morales, señaló que el desarrollo en la primera infancia, a su vez, es un determinante de la salud, el bienestar y la capacidad de aprendizaje durante toda la vida haciendo un llamado a desarrollar alianzas intersectoriales que aborden la salud y los determinantes sociales de manera integral.

En la actividad, también hablaron el ministro de salud y los representantes de las instituciones del Gobierno responsables de la implementación de los programas dirigidos a la primera infancia, señalaron los avances que se han logrado a la fecha y que han beneficiado a más de 170,000 niños y niñas. Así mismo, indicaron los desafíos que los diferentes sectores tienen para la aplicación de las intervenciones dirigidas al cuidado y desarrollo de la primera infancia.

Berlinesa Franco, directora general de INAIPI, se mostró esperanzada de que las informaciones y conocimientos que recibirán los participantes puedan integrarlos a los servicios y prácticas cotidianas que ejecutan a favor de niños y sus familias en las Estancias Infantiles y Centros CAFI.

“Estos aprendizajes aumentarán la calidad de los servicios de atención integral que ofrecemos y facilitarán el avance hacia las metas cuantitativas y la sostenibilidad de la política pública de inclusión social que necesitamos para superar la iniquidad social y reducir a su mínima expresión la pobreza y vulnerabilidad que todavía afecta la calidad de vida de un sector de nuestra sociedad”, expresó.

El evento continuará hasta mañana, y alrededor de 40 gerentes de las diferentes instituciones de gobierno, universidades, sociedad civil y agencias de cooperación continuarán profundizando sus conocimientos en un taller demostrativo sobre Cuidado para el Desarrollo Infantil, y el Marco de Acción de los Cuidados Cariñosos y Sensibles. Los participantes, al final del taller, definirán las líneas de acción a corto y mediano plazo para promover, ampliar y profundizar la aplicación de las intervenciones dirigidas al cuidado y desarrollo integral de la primera infancia en el país.