La misteriosa y letal nube que mató a más de 1700 personas en Camerún

Una erupción letal de una gran cantidad de dióxido de carbono del lago Nyos mató a unas 1.700 personas. Las investigaciones revelaron detalles de la desgracia que enlutó al país africano.
Resultado de imagen para La misteriosa y letal nube que mató a más de 1700 personas en Camerún

Cuando el 21 de agosto de 1986 un grupo de personas despertó en varias aldeas cercanas al lago Nyos comenzó su pesadilla, una que jamás imaginaron: abundaban cuerpos de familiares, amigos y vecinos muertos. No había explicaciones, pero sobraban llantos, reclamos y preguntas.

La razón de aquella desconcertante catástrofe llegaría varias semanas después. El presidente apeló a la ayuda internacional y varios expertos de todo el mundo viajaron hasta el lugar.

Las imágenes eran apocalípticas: cuerpos de personas y animales muertos esparcidos por la tierra; peces y vegetación que flotaban inertes en la superficie de las tranquilas aguas del lago.

Resultado de imagen para La misteriosa y letal nube que mató a más de 1700 personas en Camerún

En palabras del profesor de la Universidad de Michigan, George Kling: “había una atmósfera escalofriante, toda la gente y todos los animales de la zona estaban muertos"."Había silencio, pero todos los edificios estaban de pie y no parecía que hubiera habido un huracán o una inundación o algo por el estilo", dijo.

Tras los estudios se llegó a la conclusión de que la muerte de 1.746 personas y 3.500 cabezas de ganado fue ocasionada por la inhalación de los gases tóxicos que emanaron del lago. Y es que aunque el dióxido de carbono está presente en la atmósfera de la Tierra, en grandes cantidades puede ser letal.

El lago Nyos ahora es monitoreado constantemente por la acumulación de dióxido de carbono y, además, se instaló un sistema de tuberías para permitir que el CO2 sea desviado del fondo con seguridad y evitar que se repita la tragedia de 1986.

Fuente: TN