Intrant pone peatonal tramo de la Gustavo Mejía Ricart

SANTO DOMINGO. Tal como había anunciado, el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) puso la noche de este viernes de forma peatonal un tramo de la avenida Gustavo Mejía Ricart, en el Distrito Nacional, para promover alternativas de transporte “más sostenibles”. Estará de esa manera hasta las 2:00 de la madrugada del sábado.

Desde las 7:45 de la noche se impidió el tránsito en el techo que va desde la avenida Lope de Vega hasta la Tiradentes en sentido Este-Oeste. Los transeúntes empezaron a caminar por la vía de una manera relajada.

La iniciativa, que forma parte de la “Semana Nacional de la Movilidad Sostenible” de la entidad, busca que las personas, además de caminar, hagan uso de bicicletas y patinetas en el espacio.

“Esta es una de las acciones que se ha venido realizando con motivo de la Semana de la Movilidad Sostenible, estamos promoviendo que todos los usuarios que vienen a este tramo lo hagan a pie, que disfruten del espacio de otra manera, que se muevan diferente y por eso hemos organizado una serie de parqueos alternativos en el entorno, socializados con los mismos comerciantes de la zona, para que el que venga en su vehículo pueda dejarlo y pueda llegar a pie en el tramo”, explicó Alexandra Cedeño, directora de Unidad Sostenible del Intrant.

En el lugar fue estacionada una ambulancia del Sistema de Emergencias Nacional 9-1-1; también fueron apostados policías y miembros de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett), los cuales colocaron los muros, conos y mallas para impedir el tránsito y le explicaron a los conductores los motivos del desvío que tendrían que hacer. Al principio, éstos se mostraron un poco desconcertados y primó el desorden, pero luego se fueron acomodando y el tránsito siguió fluyendo de manera natural.

En tanto, algunos de los establecimientos de la zona sacaron sillas y empezaron a ofrecer sus servicios al aire libre, los clientes se mostraban felices. Varias personas caminaban y muy pocas montando bicicletas.

Algunos de los presentes se mostraron conformes con la iniciativa, otros no, como empleados de establecimientos de diversión que alegaron que la prohibición de vehículos en el tramo los perjudicaría, debido a que entendían que la asistencia a sus lugares de trabajo iba a bajar por el tema de los parqueos, lo que se traduciría en pocas propinas.