El sector transporte se convierte en el dolor de cabeza del Gobierno

SANTO DOMINGO. Los acontecimientos de las últimas semanas entre el Gobierno y el sector transporte demuestran que éste último se ha convertido en un dolor de cabeza para las autoridades, que se han visto obligadas a sentarse en la mesa del diálogo para, por lo menos, escuchar sus exigencias.

Paros (algunos violentos), reclamo de aumentar el subsidio que reciben a través del Bono Gas, así como rebajas en los precios de los combustibles y la modificación de la Ley de Hidrocarburos (la cual cada semana modifica el costo de los carburantes) forman parte de los hechos protagonizados últimamente por los transportistas, único sector del país, en estos momentos, con capacidad de paralizar a la nación, con sus consecuencias negativas.

Otro de los reclamos de los transportistas es el relacionado a su oposición a que el Gobierno opere una nueva ruta, como la de que parte del sector Los Ríos y toma la avenida Abraham Lincoln, en la capital, (la cual está siendo ejecutada de manera piloto por la Oficina Metropolitana de Transporte (OMSA). Los choferes de la ruta Lope de Vega, que cubren parte de ese recorrido, alegan que esa ruta los perjudica y que ellos están dispuestos a operararla. Por el momento solo se han producido protestas pacíficas y conatos de violencia, que han sido sofocados por la Policía Nacional.

Comisión estudiará exigencias de transportistas

El lunes en la noche (feriado por la celebración del Día de la Virgen de las Mercedes) el Gobierno desactivó un paro para el día siguiente (martes) que tenía en agenda efectuar la Federación Nacional de Transporte Dominicano (Fenatrado). La convocatoria fue suspendida luego de una reunión con el diputado Ricardo de los Santos, presidente de Fenatrado, con representantes del Gobierno. En el encuentro, realizado en el Palacio Nacional, estuvieron presentes el Ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo; José Ramón (Monchy) Fadul, ministro de Interior y Policía; Rubén Paulino Sem, ministro de Defensa; Sigfrido Pared Pérez, director del Departamento Nacional de Investigaciones (DNI) y Claudia de los Santos, directora del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant).

En el encuentro el Gobierno acordó estudiar las exigencias de los transportistas para lo cual se creó una comisión que se reunirá cada semana. La misma estará integrada por Montalvo, los ministros de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, y de Industria y Comercio, Nelson Toca Simó, y la directora del Intrant, Claudia de los Santos. Para este jueves hay un encuentro y desde ya el ministro de Industria y Comercio dejó entrever la posibilidad de que la Ley 112-00 pueda ser modificada, tal como piden los transportistas.

Fenatrano y Conatra, a la carga también

Mientras el Gobierno negoció con Fenatrado, Juan Hubieres, presidente de la Federación Nacional de Transporte la Nueva Opción (Fenatrano), ejecutó este martes un paro en las rutas de la zona Sur del país y en algunas de la capital. El mismo se efectuó de manera parcial y trastornó el tránsito en horas de la mañana dejando varados a miles de pasajeros. Baní, San Cristóbal, Haina y otras localidades del sur donde opera Fenatrano se vieron afectados. También algunos puntos del Distrito Nacional.

De igual modo, Antonio Marte, presidente de la Central Nacional de Organizaciones del Transporte (Conatra), convocó para este jueves a un paro en las 32 provincias del país en demanda de la rebaja de los precios de los combustibles y la modificación de la Ley 112-00, de Hidrocarburos. De acuerdo al sindicalista, la protesta consistirá en parar todas sus unidades. Dijo que no se opondrán a que otros transportistas operen en las rutas que les tocan.

También está pendiente la litis con los choferes de la ruta Lope de Vega-Independencia, quienes se oponen a que la OMSA opere una ruta por la avenida Abraham Lincoln. Hasta el momento han realizado vigilias y protestas pacíficas, pero han advertido que no permitirán que la ruta se materialice.

Los taxistas también

A los reclamos de los choferes del transporte público se sumaron hace unas semanas taxistas que exigieron al Gobierno que los incluya en el subsidio que entrega a los transportistas. Alegan que el alza de los combustibles los está ahogando.