Vecinos del nuevo aeropuerto mexicano en vilo por amenazante cantera

“¡Estamos aterrados!”, dice casi llorando Angélica González, señalando su casa amenazada por el descomunal hoyo cavado en un cerro para extraer el tezontle, la piedra rojiza utilizada para la construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México. “Con ese temor vivimos, de que cualquier día colapsen nuestras viviendas… No tengo a dónde irme”, dice encogiéndose de hombros esta septuagenaria de aspecto frágil en Tezoyuca, a unos 10 km de Texcoco, donde se erige la terminal aérea cuyo destino se debatirá desde este miércoles. El intenso sol que cae sobre el empobrecido Barrio de la Concepción de Tezoyuca acentúa el contraste de la oquedad rojiza de esta cantera de unas 40 hectáreas de extensión y 100 metros de profundidad contra el verde de lo que queda del cerro y el celeste del cielo, un mural donde las casas se ven diminutas y endebles. El nuevo aeropuerto, que será el segundo más grande del mundo después del de Estambul, en Turquía, se ha vuelto un tema candente para el presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Durante su campaña, “AMLO” prometió que cancelaría su construcción, que tildó de “obra faraónica” manchada de corrupción. Tras una ola de críticas del empresariado local, el izquierdista [...]