Sector doméstico tiene derechos garantizados, solo se necesita adaptar Código Laboral

SANTO DOMINGO. El país no necesita una nueva ley para hacer valer y aumentar los derechos de las empleadas domésticas, sino adaptar la parte del Código de Trabajo sobre el tema a lo que establece el Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos (C189) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ratificado por el Poder Ejecutivo en el 2013.

Así lo informa el expresidente de la República y exsecretario de Trabajo, Rafael Alburquerque, quien dijo que el convenio está en vigor y que su aplicación es inmediata tan pronto es publicado en la gaceta oficial, como lo ha sido.

“El convenio de la OIT le da todos los derechos a las trabajadoras y los trabajadores domésticos que tienen los demás empleados, por lo que no es necesario una ley nacional, lo que se debe es ajustar el Código (de Trabajo) para cumplir lo que dice el convenio”, expresó Alburquerque.

Entre lo que establece el convenio está sostener la igualdad entre los trabajadores domésticos y los demás, la compensación de las horas extras, los períodos de descanso y las vacaciones pagadas de conformidad con la legislación nacional. Asimismo, tendrá que garantizar que los trabajadores sean informados de los términos y condiciones del empleo de manera fácilmente comprensible, de preferencia a través de contrato escrito.

El sector doméstico, compuesto mayormente por mujeres, representa a un cuarto de millón de la población dominicana, de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos, de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

El convenio fue ratificado en el 2013, tiempo en que este sector ha visto incrementar sus ingresos, pero por la fragmentación de las labores hogareña. En el 2015, con la finalidad de definir el abordaje del trabajo doméstico, el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec) hizo un estudio que arrojó que el salario del sector estaba entre RD$3,000 a RD$5,000 mensuales. Elena Pérez, secretaria general de la Asociación de Trabajadoras del Hogar, considera que lo ideal es fijar un salario mínimo cotizable del sector de RD$7, 500, lo que les garantiza su inclusión en el Régimen Contributivo del Seguro Familiar de Salud (SFS).

En la actualidad, muchas trabajadoras están incluidas en el Régimen Subsidiado que facilitó el Estado. Para Alburquerque las trabajadoras domésticas, como asalariadas, medidas por el Código Laboral y ahora por el convenio, deben estar en el Régimen Contributivo.

“Se debe categorizar el sector como sucede con el de la construcción que tiene diferentes tipos de salarios y eso se puede hacer con las trabajadoras del hogar, pues tenemos conocimientos de que no todas realizan las mismas tareas ni las mismas labores domésticas”, comentó Pérez.

Señala que el pago se debe establecer en el Comité Nacional de Salarios en base de un estudio del sector.

Para Víctor Turbí, exviceministro de Trabajo, es necesario regular la labor doméstica, donde se pueda incluir y pautar la jornada laboral de 8 horas diarias y licencia por maternidad ya aumentada en 14 semanas.