Se declara no culpable el decimotercer pandillero acusado en el caso Junior

NUEVA YORK. El decimotercer pandillero de Los Trinitarios acusado por el asesinato del estudiante dominicano Lesandro Guzmán Feliz (Junior), el pasado mes de junio frente a una bodega en El Bronx, se declaró “no culpable”, cuando fue presentado ante un juez en la Corte Suprema Estatal de El Bronx, ayer lunes en la noche.

Ronald Ureña, de 29 años, le dijo al magistrado que no tiene nada que ver con lo ocurrido en el brutal crimen y lo mismo afirmó a los periodistas que lo cuestionaron cuando era sacado por detectives del cuartel 48 en El Bronx para transportarlo al tribunal.

Ureña, quien no domina el inglés, fue auxiliado por un traductor en español de la corte. Estuvo junto a su abogado, quien no hizo comentarios, y rechazó los cargos de asesinato, homicidio, asalto en pandillas, posesión criminal de un arma y conspiración.

A Ureña se le acusa de actuar en complicidad con los otros 12 pandilleros arrestados y acusados de matar a Junior.

Su arresto fue el primero desde principios de julio, cuando la policía declaró que ya no buscaba activamente a sospechosos adicionales, pero los fiscales dijeron que parte de la acusación a Ureña fue redactada para ocultar el nombre de un decimocuarto sospechoso que se persigue.

Él es el único sospechoso acusado de conspiración, además de Diego Suero, de 29 años, quien se le atribuye organizar el ataque que dejó a Junior muerto.

Los fiscales dijeron que los acusados, presuntos miembros de la banda "Los Sures", una célula de la pandilla Los Trinitarios, se reunieron en junio en la casa de su supuesto líder, Suero, para planear un ataque contra una secta rival llamada "Clan Sunset".

La policía dice que carros llenos de presuntos pandilleros se acercaron a Junior la noche del 20 de junio, y persiguieron al adolescente en lo que se ha llamado un caso de identidad equivocada.

Junior, un miembro del programa Explorers para aspirantes a policías de Nueva York, fue asesinado con machetes y cuchillos. Ureña tendrá que regresar a la corte el 25 de octubre.

El jefe operativo del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), Dermot Shea, dijo por separado en una conferencia de prensa que Ureña era un miembro de una pandilla que estaba en un automóvil fuera de la bodega la noche del asesinato de Junior.

Fuera de la corte, un primo de Ureña dijo a los periodistas que cree que los policías arrestaron a la persona equivocada.

"Ni siquiera está separado del grupo", insistió el primo, que no dio su nombre.

"Lo confundieron. Hace tres días, lo detuvieron y le dijeron que buscaban a un tipo como él, por lo que probablemente lo confundieron", añadió el primo de Ureña.