Moradores de Sosúa demandan el cierre de vertedero a cielo abierto

SOSÚA. Dirigentes de juntas de vecinos de varios sectores urbanos de este municipio reclamaron ayer con una marcha-caminata el cierre definitivo del vertedero a cielo abierto que funciona allí desde el 2002, y dijeron que decenas de personas, entre ellos niños y envejecientes, están enfermos por la inhalación del humo que despide el depósito de desechos.

Julio Taveras, Mireya Rodríguez e Wilson de León, presidentes de juntas de vecinos de las comunidades de La Unión, Las Caobas y Villa Liberación declararon que hay familias que han tenido que abandonar sus viviendas o alquilarlas, porque no soportan la contaminación ambiental.

“Ese vertedero lleva alrededor de dos meses encendido de noche y de día sin que las autoridades provinciales, de Medio Ambiente y mucho menos el ayuntamiento hagan nada para resolver el problema”, subrayó Julio Taveras, quien dijo que está enfermo de los pulmones y de la garganta a causa de la gran humareda del vertedero.

Mireya Rodríguez, presidenta del Club de Madres de Villa Liberación declaró que no solo son las familias de las comunidades vecinas que están sufriendo de enfermedades, sino que algunos alumnos y profesores del politécnico José Morel han tenido que ser atendidos por afecciones gripales y respiratorias.

De acuerdo a lo denunciado por los dirigentes comunitarios, incluso el Aeropuerto Internacional Gregorio Luperón, ubicado a unos 600 metros del vertedero, es afectado por el humo del mismo.

“A veces hay aviones que tienen dificultades para aterrizar en el aeropuerto porque está totalmente arropado de humo y neblina” expresó Rodolfo González, residente en La Unión.

Ayer no fue posible localizar a la alcaldesa de este municipio, Ilana Neuman, para obtener una versión sobre el vertedero a cielo abierto que funciona aquí.