Los vigilantes ratifican el intento de atropello del miembro de la Manada tras un robo

Los vigilantes de seguridad que intentaron parar al miembro de la Manada Ángel Boza tras robar unas gafas de sol en un centro comercial de Sevilla el pasado 1 de agosto han ratificado hoy ante el juez el “intento de atropello” por parte de éste al salir del aparcamiento tratando de huir. Así lo han declarado ante el juez Juan Gutiérrez Casillas, que instruye el caso, cuatro vigilantes de seguridad del centro comercial en el que Boza sustrajo unas gafas de sol de agosto, tras lo cual huyó y fue detenido por la Policía Local, que lo puso a disposición del juez. El juez decretó entonces su ingreso en prisión, apenas un mes después de que saliera en libertad condicional a la espera de que se resuelva el recurso a su condena a 9 años de prisión por abusos sexuales a una joven en los Sanfermines de 2016 junto a los otros cuatro miembros de la Manada. Según ha explicado a la salida su abogado, Agustín Martínez, han declarado tres vigilantes que intervinieron en la retención de Boza y un cuarto encargado de las cámaras de seguridad de los grandes almacenes. Todos ellos han ratificado el contenido de su denuncia, [...]