Uno de los presos por asesinato de Junior Guzmán le echa orina en la cara a guardia en cárcel de Nueva York

NUEVA YORK. Uno de los pandilleros de Los Trinitarios, Danel Fernández, acusado por el asesinato del joven Lesandro Guzmán Feliz (Junior), llenó una taza con su orina y luego se la tiró en la cara a una carcelera (guardia de corrección), mientras su compañero de pandilla, José Muñiz, amenazó con matar a otro de los oficiales.

Los incidentes ocurrieron el martes y el miércoles de esta semana en la cárcel de Rikers Island, donde tres de los sospechosos están aislados en tres celdas de un pabellón de 50, que el Departamento de Corrección tuvo que vaciar la semana pasada para protegerlos de amenazas de muerte.

El tabloide NY Post, que difundió detalles de los incidentes ayer jueves, dijo que ambos pandilleros libraron una guerra contra oficiales correccionales en Rikers Island esta semana.

Uno arrojó orina en el rostro de una oficial correccional y otro amenazó con matar uno de los más audaces de Nueva York, dijo el periódico basándose en una fuente de la cárcel.

Fernández, de 21 años, llenó una taza con su orina y la arrojó al rostro de una agente correccional en el Centro George R. Vierno de la prisión el miércoles por la tarde. La orina salpicó la cara y el cabello de la oficial.

El otro incidente ocurrió el martes, cuando Muñiz, de 21 años, amenazó con matar a otro oficial de corrección.