Solo cuatro de diez bebés nacidos en el país toman leche materna en su primera hora de vida

GINEBRA. El nuevo informe de UNICEF y la OMS indica que solo cuatro de cada diez bebés nacidos en el país reciben leche materna en su primera hora de vida, lo que sitúa a República Dominicana entre los que menos lactan en la región, con apenas un 38 %. En este ranking, República Dominicana aparece junto a Panamá, que tiene un nivel de lactancia de 47 %, y El Salvador, con un 42 %.

Mientras que los países de América Latina y el Caribe con las tasas más altas de lactancia materna en la primera hora después del parto se registran en Uruguay (76.5%), Belice (68.3%) y Jamaica (64.7%).

De acuerdo al informe, se estima que 78 millones de bebés (tres de cada cinco) en el mundo no toman leche materna en su primera hora de vida, lo cual aumenta el peligro de que mueran o contraigan una enfermedad y disminuye las posibilidades de que sigan tomando leche materna después. La mayoría de esos bebés nacen en países de bajos y medianos ingresos.

También pone de manifiesto que los recién nacidos que toman leche materna en su primera hora de vida tienen muchas más posibilidades de sobrevivir. “Un retraso de tan solo unas horas después del nacimiento podría poner en peligro la vida del bebé. El contacto piel con piel y la succión de la mama favorecen la producción de leche materna y de calostro, llamado también la “primera vacuna” del bebé por su alto contenido en nutrientes y anticuerpos”, destaca el informe.

“Cuando se trata de iniciar la lactancia materna, es fundamental hacerlo a tiempo. En muchos países, puede llegar a ser una cuestión de vida o muerte”, asegura Henrietta H. Fore, directora ejecutiva de UNICEF.

El informe cita algunos estudios anteriores que demuestran que los recién nacidos que comenzaron la lactancia materna entre 2 y 23 horas después del nacimiento tuvieron un 33 % más de posibilidades de morir que los que comenzaron a recibir leche materna en la primera hora de vida. Para los recién nacidos que comenzaron a amamantar un día o más después del nacimiento, el peligro aumentó más del doble.