‘… si te hablan de mí muchachita…’ Oaxaca no sólo es la Guelaguetza

“Niña cuando yo muera, no llores sobre mi tumba, canta sones alegres, mamá, cántame la sandunga…: No me llores no, no me llores no, porque si lloras yo peno, en cambio si tú me cantas yo siempre vivo… yo nunca muero…” [Andrés Henestrosa]   Es un asunto de mirar al alrededor y confirmar lo que dijera el fraile Navarrete cuando conoció Oaxaca en el siglo XVII. “Aquí hay una luz resplandeciente que hace brillar la cara de los cielos”. Por Joel Hernández Santiago* *jhsantiago@prodigy.net.mx … Y lo repito siempre, sobre todo cuando se siente la nostalgia de la tierra y se llega de nueva cuenta aquí, para redescubrir lo que se sabe desde la infancia, pero que se desconocía por ser un hecho, por ser cotidiano y porque ahí está, siempre, el cielo guardián. Hoy más viajeros que nunca llegan de todos lados, rozagantes y felices, porque vienen a mirarnos, vienen a estar con nosotros y a reconocerse en esta oriundez que es la de todos, viajeros en el mismo planeta y en el mismo tiempo: ‘Viajero, detente, que has llegado a la región más transparente del aire’, dijo  Alexander von Humboldt de México apenas comenzaba el siglo XIX. Y nada [...]