Por temor a derrumbes trasladarán empleados de hospital Padre Billini

SANTO DOMINGO. Varias fundas color rojo conteniendo material gastables del almacén quirúrgico, una parte del ala derecha clausurada y personal sacando el agua acumulada del hoyo que se hizo en un lado de la capilla era el panorama que se vivía ayer en el hospital docente Padre Billini, de la Ciudad Colonial.

Las autoridades de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) le dieron un plazo de una semana al Servicio Nacional de Salud (SNS) para que disponga el traslado de sus servicios a otros hospitales de la red, porque les urge tener el centro de salud vacío para intervenir la infraestructura ante el temor de que se produzca un derrumbe.

Hace una semana que hubo un socavón en una parte del piso de la capilla del centro hospitalario y afecta directamente el área de cuidados intensivos y de urología, ubicados en el segundo nivel del establecimiento de salud.

El director del Servicio Nacional de Salud (SNS), Chanel Rosa Chupany, dispuso que los servicios del área quirúrgica y unidad de cuidados intensivos funcionen en el hospital Francisco Moscoso Puello, que los de reumatología, y otras enfermedades denominadas de alto costo sean trasladados al Instituto Nacional del Cáncer Rosa Emilia Tavárez (Incart), por lo que informan a la población que iniciará la distribución de pacientes a esos establecimientos de salud, con la colaboración de los profesionales de ese centro sanitario, a través de la conformación de grupos de trabajo con la responsabilidad de orientar a los usuarios. Posteriormente se determinará el destino de otras áreas. Sor Adelina Roque, una de las religiosas encargadas del área de cirugía, dijo que la orden que tienen es de desalojar los quirófanos y que se dejen solo dos habilitados para casos de extrema emergencia.

La religiosa teme que se pierdan equipos quirúrgicos importante, porque todavía no saben dónde lo van a guardar. Recordó que en la restauración que se inició en el 2010 y que terminó en el 2012, se perdieron equipos muy costosos y no quiere que eso se vuelva a repetir.

“De las cosas más costosas de un hospital están en cirugía y necesito saber lo que se puede preservar y que nos den garantías, porque el paciente de cirugía es quien pasa toda la calamidad cuando no hay (materiales quirúrgicos)”, comentó la monja.

Sobre el particular, Rosa Chupany garantiza el resguardo de los equipos y dijo que se hará en coordinación con técnicos biomédicos del SNS que luego de auditarlos, procederán a su adecuado almacenaje y conservación, mientras que otros serán puestos en servicio en diferentes establecimientos, según las necesidades.