Los árboles de la ciudad que afectan el tránsito y peligran la vida de la gente

santo domingo. Con el pasar de los años lo que era un atractivo para los citadinos del Distrito Nacional, se ha convertido en un obstáculo para el libre tránsito por la aceras de calles y avenidas: se trata de árboles cuyos troncos y raíces han crecido tanto que no dejan espacios para caminar. La falta de mantenimiento y previsión de los distintos gobiernos locales ha hecho de esos árboles un problema que no solo afecta el libre tránsito, sino que destruye calles, aceras y paredes por la expansión de sus raíces.

En la Gustavo Mejía Ricart casi equina Abraham Lincoln hay un árbol de flamboyán que ocupa toda la acera. Antes no es un problema porque la gente caminaba por el parqueo de la Plaza Andalucía, pero al instalar una verja perimetral el paso es nulo.

Los peatones no tienen otra alternativa que caminar por la peligrosa avenida expuestos a ser embestidos por un vehículo.

Otro caso es un centenario árbol beneficiado por el tiempo que ha crecido en la calle Pina casi esquina Doctor Piñeyro en Gascue. Sus raíces levantaron la acera, parte de la calle e inclina una pared.

Las raíces ya desplazaron la estructura de cemento y aunque sus ramas ofrecen mucha sombra, las raíces afectan el paso de la gente. Algunas personas se han caído, sobre todo cuando llueve, al deslizarse por las grandes raíces.

En la calle Lope de Vega esquina Padre Fantino Falco desde hace años otro árbol brotó sus raíces y levantó la acera y no han sido pocos los tropezones de caminantes. En la calle Andrés Julio Aybar, entre la Abraham Lincoln y la Lope de Vega una mata de Nin creció en medio de la acera y un poste del tendido eléctrico ocupan la mayor parte de la acera.

En la avenida Anacaoba, frente al Mirador Sur, arboles de caoba están inclinados hacia la vía, a un diámetro que representan un peligro para los usuarios de esa vía.