Loas de un joven a su papá policía

SANTO DOMINGO. “Mi papá es un policía con integridad, pulcritud y humildad”, así califica el joven Mariano Gómez, de 36 años, a su padre, un teniente coronel de la institución encargada de establecer el orden y cuyo historial hizo que fuera reconocido con la Medalla al Mérito que otorga esa entidad.

“Él (el teniente coronel Mariano de Jesús Gómez Batista) siempre sacaba tiempo para compartir conmigo y mi hermana, Carolina Gómez”, relata el joven, quien afirma que su padre lo llevaba muchas veces a los lugares de trabajo para compensar las horas fuera de la casa.

Expuso que De Jesús Gómez Batista, además de padre, es su consejero y que su rectitud y grado de responsabilidad lo hace “sentir orgulloso” de su progenitor.

En una comunicación de prensa de la Policía Nacional se relata que Mariano hijo afirma que en oficinas de esa institución, en donde labora como camarógrafo, se ha encontrado con agentes que fueron motivados por su padre a estudiar y a tener un desempeño correcto y profesional.

Todo esto, a pesar de que el teniente coronel no pudo terminar la carrera de Derecho, sueño que vio cumplido a través de su hijo, quien se tituló en esa área del saber.

Mientras, Carolina, quien es licenciada en Administración, afirma que su progenitores amoroso y dedicado a su familia, a tal grado que si él no llama dos y tres veces al día para saber cómo están, “uno se extraña”, asegura.

Dice, además, que su padre está llenando de ese mismo amor a su hija, quien es su única nieta, “mi hija es su debilidad”.

Por otro lado, al preguntarle sobre la profesión de su papá, atina a responder: “mi papá ha mantenido su reputación como policía”.

“Sí papi, ya comí. Recuerda que me voy directo de aquí para el viaje”, dejando en claro con quién entablaba la conversación.

El oficial dice que se llevaba a Marianito (como cariñosamente le llama a su vástago) a sus lugares de trabajo para poder compartir más tiempo con él.

Expuso que gracias a la fe en Dios y que sus hijos estudiaron en colegios evangélicos pudo mantenerlos alejados de lo incorrecto.