Ferrocarril Transístmico “¡Oigan señores el tren…!”

De pronto como que a uno le dan ganas de treparse al tren e irse por ahí, quién sabe a dónde y por qué, pero irse y dejar atrás el lastre para comenzar caminos nuevos y rutas insospechadas mientras se escucha el ruido metálico y melodioso del tren que avanza para encontrarse con nosotros en la siguiente terminal y en la siguiente terminal y en la siguiente terminal: es la vida,sin fin… Por Joel Hernández Santiago* *jhsantiago@prodigy.net.mx Pero como Dios no cumple antojos ni endereza jorobados, habremos de quedarnos para ver pasar y oír al tren, aunque sea en recuerdos, como en aquel son jalisciense, porque en México desde el 4 de junio de 2001, cuando se publicó en el Diario Oficial de la Federación el fin del organismo público descentralizado Ferrocarriles Nacionales de México, nos quedamos sin trenes y sin el anuncio aquel de “¡Vaaaamonos!” que nos dejaba sin resuello. Pero mientras son peras o son perones, hay buenas noticias para todos los mexicanos y mexicanas, perros y perritas. Especialmente para los del sur-sureste. ¿Se acuerdan de aquella vieja idea de hacer un corredor transístmico –o transoceánico como se llamó en el siglo XIX al cruce de océano a océano [...]