El PRM arrecia ataques al PLD con un nuevo estilo de oposición política

SANTO DOMINGO. El Partido Revolucionario Moderno (PRM), ha arreciado su forma de hacer oposición al gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), tras la juramentación de sus nuevas autoridades, José Ignacio Paliza como presidente, y Carolina Mejía como secretaria general el pasado 14 de junio.

El PRM, criticado por no hacer una oposición incisiva, ahora se ha visto atacar al gobierno en las redes sociales y los medios tradicionales en temas como el de Odebrecht, incluso en la Cámara de Diputados, a través de la diputada Faride Raful, vicepresidenta del PRM.

“En febrero el país emitió bonos por US$1,822 millones, ayer US$1,300 más. ¿Estamos tomando prestado para pagar cuentas como la Joao? Abre tus ojos, #HipotecanElFuturo. #ElCambioVa, tuiteó @JosePaliza. También atacó por las filtraciones ocurridas en los hospitales tras las pasadas lluvias ocurridas en el país.

“Desnudos ante la primera evaluación, no fue un huracán y el techo del recién remodelado Moscoso Puello los delató. En abril lo aperturaron; si, ¡en abril de este año! ¡Exigimos responsables! #HospitalesColapsanRD”, dijo Paliza.

El PRM, de manera institucional declaró que “la inercia del gobierno ante el aumento de la delincuencia, llegando a niveles incalculables, es motivo de preocupación para toda la sociedad. Por eso, el #PRM se moviliza ¡Pa’ la calle!”.

Carolina Mejía, nueva secretaria general, explicó que decidieron trabajar una gran coalición con la sociedad, con los demás partidos, con movimientos sociales y todos los sectores de la vida nacional “porque estamos convencidos de que solo así lograremos el cambio en el 2020”.

El PRM se reunió el pasado 4 de julio con la cúpula del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), buscando intercambios con sectores de la sociedad civil.

Se recuerda que tanto el pasado presidente del PRM, Andrés Bautista, como el secretario general, Jesús Vásquez, están acusados de recibir sobornos por el Ministerio Público en el expediente del Caso Odebrecht, lo que las nuevas autoridades del PRM han interpretado como un intento de silenciar a esa organización política.