Dios pide tres días de ayuno a la RD para detener la violencia, según el “mensaje” de la sierva

SANTO DOMINGO. “El Señor quiere que la República Dominicana se vuelva a él en humillación y arrepentimiento, el Señor demanda a la República Dominicana tres días de ayuno en silencio y ruego para detener todo lo que está aconteciendo”.

Ese es el mensaje que prometió dar la sierva de la Iglesia Asamblea de Dios, Esther Concepción. La mujer dijo sus palabras luego de estar desde temprano en el frente del Palacio Nacional, donde anunció a las 9:00 de la mañana que daría al país un “contundente mensaje de parte del Señor” a las 6:00 de la tarde.

Concepción dijo que hacía llegar esas palabras por orden de Dios, luego de siete días de ayuno, fecha en que aseguró no tomó ni agua. “Él (Dios) me decía: mi hijo vino a morir para salvarnos y derramó su sangre, no hay porqué tener tanto derramamiento de sangre unos con otros, ustedes son un pueblo, una nación santa escogida para mí, no estamos para matarnos unos con otros, estamos para ayudarnos unos con otros”, manifestó.

La religiosa comenzó el “mensaje” con las siguientes palabras: “Estoy aquí porque el Señor me mandó a tomar siete días de ayuno, hoy lo termino, sin tomar agua ni nada y me decía que cuando terminara los siete días de ayuno me iba a empezar a mostrar cosas para que le diera un mensaje a la República Dominicana porque día tras día nos estamos matando unos con otros y acusándonos unos con otros, y estoy segura que el problema está en nuestra sociedad y nuestros hogares porque nosotros, la familia, hemos sacado al Señor del centro de nuestros hogares”.