Violencia macabra de la mano del narcotráfico en capital mexicana

La violencia cobra hoy ribetes macabros en la Ciudad de México de la mano del narcotráfico, cuyos sicarios dejaron en la céntrica avenida Insurgentes los cadáveres desmembrados de dos personas. Además, los criminales colocaron una manta dirigida a un grupo rival, todo ello frente a la sede central de la Policía Auxiliar de la Secretaría de Seguridad capitalina. Las ejecuciones en la capital del país se incrementaron a partir de la muerte de Francisco Javier Hernández, conocido como Pancho Cayagua, lo que dividió al grupo de La Unión Tepito, dedicado al narcomenudeo, entre otros delitos. Ello fue aprovechado por grupos rivales que se disputan el control del tráfico de drogas. Las últimas ejecuciones ocurren tras la de Juan Iván Arenas, El Pulgas, conocido sicario, quien fue abatido a escasos metros de donde ahora fueron colocados los restos humanos y la manta. PL