La evolución del IPC supone, ya, pérdida de poder adquisitivo de los salarios en España

Con la economía creciendo al 3%, y beneficios empresariales récord, es inadmisible que no suban los salarios, denuncia la UGT. Los salarios deben crecer más, se dan las condiciones para que así sea y las empresas deben asumirlo. La negativa de las organizaciones patronales a pactar incrementos salariales dignos tiene repercusiones negativas sobre la eficiencia económica y sobre la justicia social. ​El Índice adelantado del IPC de mayo refleja un repunte hasta el 2%, un aumento de nueve décimas respecto de la tasa de abril, debido esencialmente al incremento de los precios de carburantes y de la electricidad. De confirmarse cuando se publique el dato definitivo (el 13 de junio), esta tasa supone la más elevada desde abril de 2017, cuando se situó en el 2,6%. Lo que queda claro, tal y como prevén la mayoría de analistas, es que la inflación va a repuntar en lo que queda del año, y que eso repercute en una pérdida de poder de compra de los salarios. En una situación en la que el PIB está creciendo (por quinto año consecutivo) por encima del 3%, y las empresas obtienen beneficios récord, no es admisible que los trabajadores y las trabajadoras vean reducida [...]