Atribuyen violencia de militares a deficiencia en su formación

SANTO DOMINGO. El experto en seguridad ciudadana Daniel Pou Suazo atribuyó a la deficiencia de formación que reciben en las academias, el echo de que militares, entre ellos oficiales de alta graduación, se vean involucrados en hechos de sangre.

Pou Suazo dice que esa es la única explicación para que el capitán de la Fuerza Aérea Narciso Sánchez Jiménez asesinara a la joven estudiante de medicina Yulissa Merdily Acosta e hiriera de bala a su novio Edgar Laito por un simple roce de vehículo.

Agregó que es altamente preocupante el hecho de que miembros de los institutos armados del país se conviertan en amenazas para la seguridad ciudadana cuando esa es una de las tareas que están llamados a garantizar.

“Eso que sucedió con esa señorita y con su compañero de vehículo es un acto de barbarie, que en nuestro país acontezca con una naturalidad que ya la sociedad hasta ha perdido su capacidad de asombro“, se quejó Pou Suazo.

Insistió en que la conducta y la respuesta del oficial militar homicida tienen un grado de irresponsabilidad que merece el más severo castigo sobre todo porque es una persona entrenada en el mundo de la defensa que sabe los daños que puede causar un arma de fuego.

Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´Agenda que cada domingo se difunde por Telesistema Canal 11, Daniel Pou explicó que la poca formación implica que los miembros de las Fuerzas Armadas, que deben garantizar los derechos fundamentales del ciudadano, no se están formando de manera adecuada.

Sostuvo que todo luce indicar que se están desviando de su verdadera misión, y están recurriendo al uso de la fuerza más que la razón.

Dijo que eso obliga a la sociedad exigir que el Estado garantice una correcta formación a las personas que pasan por los recintos militares.

“Por eso resulta muy cuesta arriba en una sociedad como la nuestra hablar de instituciones de la seguridad y de la defensa cuando sus miembros se convierten, se transforman, se trasmutan en amenaza de los que ellos deberían garantizar“, lamentó Pou Suazo.

Pou quien es profesor en defensa y seguridad nacional recordó que cuando se discutían las leyes de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional advirtió que se trataban de normas administrativas porque no les conferían ningún contenido a ambas instituciones.

“Porque aquí ni los organismos armados, tales como las Fuerzas Armadas, ni las organizaciones policiales como la Policía Nacional tienen doctrina que los definan, entonces una de las cosas que deben tener las leyes que definen esas organizaciones es el cuerpo doctrinal“, argumentó.

Acotó que eso permite a cada uno de sus miembros identificar hacia donde tienen que enfocar sus esfuerzos, y que establezcan las líneas generales y fundamentales de su formación.